Categorías
2016 En la escena nos vemos proyectos

EN LA ESCENA NOS VEMOS: PROYECTO PARA LA PREVENCIÓN DE LAS VIOLENCIAS EN LA ESCUELA

[vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»EN LA ESCENA NOS VEMOS: PROYECTO PARA LA PREVENCIÓN DE LAS VIOLENCIAS EN LA ESCUELA» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23006699″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/3″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=iOJfOBrCAxQ» align=»center» title=»Que el miedo no invada tu vida. «][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=wAAyVt2Ovfg&t=8s» align=»center» title=»Que el miedo no invada tu vida. «][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=_gaXR24xIRg» align=»center» title=»Quitémonos la venda. «][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/3″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=rn8-8TRsNRI» align=»center» title=»Porque es necesario ponerse en los lugares del otro. «][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=UEyJn7BzXXU» align=»center» title=»Ls escuela no es un campo de batalla.»][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=_gaXR24xIRg» align=»center» title=»Quitémonos la venda. «][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_gallery interval=»10″ images=»1271,1270,1269,1268,1267,1266,1265,1264,1260,1279,1277″ img_size=»200×100″ onclick=»img_link_large»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Desde mediados de agosto de 2016 se dió inicio a “En la escena nos vemos” un proyecto de la Asociación Cultural y Teatral el Paso y el ICBF (Instituto Colombiano de Bienestar Familiar) que se propone para aportar a la convivencia, la dignidad, el respeto y hacer frente a las violencias en la escuela, especialmente el acoso escolar.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][image_with_text image=»1244″]Durante la socialización del proyecto en las instituciones educativas.[/image_with_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Se propone el arte, y específicamente el teatro, como herramienta para el fortalecimiento de las capacidades creativas y el apoyo a procesos educativos. Se trabaja en tres aspectos: reflexiones pedagógicas con docentes en el contexto de aula a través de las asignaturas, estrategias artístico-culturales para la comunidad educativa y con el fortalecimiento de los comités de convivencia escolar. El proyecto se llevará a cabo en ocho colegios entre Bogotá y el departamento de Caldas.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][image_with_text image=»1248″]

Durante la socialización del proyecto en las instituciones educativas.

[/image_with_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Durante la socialización del proyecto en las instituciones educativas. Como resultado final del proceso se presentará: un producto radiofónico realizado en conjunto con estudiantes participantes en donde narren historias propias y experiencias en torno a las violencias en la escuela. Se presentará también un documental que permita permita visualizar el proceso con las escuelas y promover sensibilidades sociales en torno al respeto y la defensa de los derechos en la escuela.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_video link=»https://youtu.be/o_n-3zkIRHY»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]

Categorías
2016 Prensa y documentación

“De bambucos y otras pasiones”

[vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»“De bambucos y otras pasiones”» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»Por Wilson Escobar» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20italic%3A400%3Aitalic»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Hay ciudades – dice Italo Calvino – que a través de los años y las mutaciones siguen dando su forma a los deseos, y otras en las que los deseos, o logran borrar la ciudad, o son borrados por ella.

Esta clasificación de Las ciudades invisibles bien pudiera enmarcar la obra Cada vez más tarde, de la compañía El Paso de Pereira, que hizo parte de la programación oficial del Festival Internacional de Teatro de Manizales, en su edición 2013.

El espectáculo irrumpe desde la antesala el entorno de los espectadores, con la invitación festiva que hacen los personajes (alcalde y primera dama) para que asistan a un acto de su campaña electoral de reelección.

Una vez adentro, el espectador asiste, no a un descarado acto electoral, sino para presenciar los vicios y virtudes de una familia, los fragmentos de una relación amorosa y la reconstrucción, también fragmentada, de la historia de tradiciones, personajes e íconos de una ciudad, que pareciera tener nombre propio: Pereira.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]

Categorías
2016 Prensa y documentación

El grupo teatral El Paso celebra 10 años con gira internacional

[vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»El grupo teatral El Paso celebra 10 años con gira internacional» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»Comentario publicado por El Tiempo» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20italic%3A400%3Aitalic»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

El grupo pereirano se presentará en Bolivia y China. En junio estará en el Teatro Mayor de Bogotá.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Todo empezó el 5 de abril del 2005, cuando el grupo pereirano Teatro El Paso realizó su primera presentación ante el público. Se trataba de una adaptación de El King Kong Palace, pieza del dramaturgo chileno Marco Antonio de la Parra.

Ya son diez años de trabajo teatral y el colectivo, que dirige César Castaño, comenzó a celebrarlos la semana pasada con la presentación de dos de sus obras (‘Boss cara de toro’ y ‘Ricardo III’) en el principal escenario teatral de la capital de Risaralda: el Teatro Santiago Londoño.

La conmemoración ahora cruzará fronteras, ya que el grupo estará en el Festival Internacional de Teatro de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), del 15 al 18 de abril, y también irá al Festival de Teatro Experimental de Shanghái (China), que se realizará del 20 al 27 de este mes.

En esta década, El Paso ha estrenado 15 producciones, algunas adaptaciones de clásicos, como su versión de la tragedia Ricardo III, de William Shakespeare, que tiene música en vivo y utiliza marionetas de tamaño real.

Según Castaño, que ya está preparando un nuevo espectáculo, el balance del grupo es positivo. El director enfatiza en que este no hace parte del circuito teatral bogotano.

“Sabemos que hacer parte de la geografía del teatro colombiano es un poco complejo cuando existe una sombra tan grande como lo es Bogotá, porque, finalmente, la mayoría de los críticos, los productores, los programadores están allá y les cuesta mucho mirar y reconocer lo que se está haciendo en las regiones”, asegura el director, dramaturgo y actor.

Además de sus presentaciones en los festivales Iberoamericano de Teatro de Bogotá e Internacional de Teatro de Manizales, el grupo ha hecho parte de encuentros artísticos en Argentina –donde realizó una gira por 11 ciudades–, Ecuador y México.

“Hemos ganado espacios internacionales, sentimos que empezamos a construir otra historia para un grupo de esta región y también sentimos que, con esto que estamos haciendo, podemos abrir puertas y generar posibilidades para otros grupos”, finaliza Castaño.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]

Categorías
2016 Prensa y documentación

Comentario por Albeiro Montoya Guiral

[vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»Boss cara de toro» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20italic%3A400%3Aitalic»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»Por Albeiro Montoya Guiral» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20italic%3A400%3Aitalic»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

¿Cuáles son las intenciones del artista con su labor? ¿Darle una voz a sus vísceras, a las entrañas de un pueblo? ¿Dejar una constancia de lo más anodino y cotidiano visto a través de la estética? ¿Capturar el humo, la luz del instante, como un niño en un frasco, para luego contar a los grandes que en su mano se posó lo eterno? O, tan siquiera, ¿ganar un premio, hacer de esas vísceras un negocio sostenido por el aplauso del pueblo? ¿Recoger las piltrafas de sí mismo a cambio del éxito y fingir una sonrisa ante las cámaras asediantes?

Preguntas todas cuyas respuestas dependan quizá de la perspectiva de cada uno, pero que se encuentran unas planteadas y otras desarrolladas en Boss Cara de Toro, obra de El Paso Teatro. Un boxeador latinoamericano que alcanza la gloria en La Gran Manzana, que sabe golpear con tenacidad y furia, como un bisonte oscuro, a los más temibles contrincantes, pero que cae por nocaut en el primer round, como un niño enfermizo, en la pelea de la vida. Saber ser un púgil pero no saber ser un hombre, domesticar la fama y ser el animal de la indiferencia son las nocivas virtudes de Boss. Y lo peor: no saber amar. Tenerlo todo para construir una familia feliz y ser un inexperto albañil. No saber a dónde llegar porque al caminar lejos del barrio el camino se iba borrando detrás. Y al llegar a la cumbre estás solo, eres el único en la montaña, el último peldaño es el vacío.

La obra es en últimas el desmoronamiento de la vida del artista, del actor, en este caso, concebido como un peleador que descubre su farsa, que es un Gólem del destino, un peón en el tablero, y que llega un momento en que por mejor que conozca la fórmula del éxito, hay peleas compradas para perderse por personajes sin rostro. La lona está llena de corazones de porcelana.

En Boss Cara de Toro convergen el canto, la música en vivo, el blues, muy de acuerdo con el tiempo en que la obra se sitúa. La actuación de Nathaly Hernández Gutiérrez ayuda a alcanzar instantes de gran comunión de todos los elementos de la obra, emergida de la atmósfera roja, y del humo presentes el mayor tiempo de esta, pero pareciera no encontrar el ímpetu, esa ferocidad sutil propia de la mujer fatal que no se encuentra en ninguna otra y que la obra necesitaba por sus características.

Por otro lado, Boss, interpretado por César Castaño, director y dramaturgo del grupo, nos golpea a fragmentos de espíritu, nos lanza una y otra vez certeros golpes de palabra, mostrándonos cómo se levanta un hombre y enfrenta la vida como se debe. Se podría pensar que la obra es la partición del actor, del dramaturgo y del hombre, desenmascarando las preocupaciones y poniendo en cuestión las inquietudes de cada uno. ¿A quién vimos en el escenario?

Es una metáfora de la derrota Boss Cara de Toro, la radiografía de un ámbito manipulado por los intereses de lo mediático que hoy en día se podría traducir en el mundo del fútbol, los héroes que ayer vendían los medios eran boxeadores, hoy son futbolistas, nada ha cambiado: la gente les exige con iracundia lo que al gobierno ni siquiera le pediría con pasividad, los eleva hasta el hartazgo en representación de los ideales más inútiles, para dejarlos caer por diversión, y abandonarlos. Lo absurdo es que de esas mismas aguas han bebido, beben aún, los actores, los poetas. Púgiles que no saben sobrellevar “El éxito / de todos los fracasos. / La enloquecida /fuerza del desaliento…” para citar a Ángel González. Boss Cara de Toro está llena de intermitencias, de disonancias, pero ¿no es así precisamente el mundanal ruido?

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]

Categorías
2016 Prensa y documentación Uncategorized

Solietad. “Retrato de Familia”

[vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»Solietad. “Retrato de Familia”» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»Por Ramiro Tejada» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20italic%3A400%3Aitalic»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Entre multitudes asombra mi soledad, quien más quien menos, en esta conjunción de palabras antagónicas se recuesta en su soledad en medio de la gran masa humana. Es la antípoda del devenir de la existencia. Y es el reto y el riesgo –mayúsculo, si se tiene en cuenta que la pieza se ha diseñado para espacio abierto, plaza pública, el ágora como escenario– que asume esta agrupación de la vecina ciudad de Pereira. Una severa y mordaz crítica a la vejez como sino inexorable al manejo que hacemos de ésta. Solo con sus recuerdos (“Esta noche hay lluvia de recuerdos”, dice el narrador) se batalla en la senectud, su bastión puede ser la nieta, Alejandra, grácil y con natural espontaneidad es interpretada (que no representada) por Angélica Correa, pero que será estigmatizada por la querida familia, por su asistencialismo en la vejez vergonzante. Un daguerrotipo que deshilvana en trasescena, con los efectos de distanciamiento y juegos de rol de la trouppe de El Paso, que diestramente sabe conjugar en el laberinto de la memoria del anciano, quien asiste a la representación de su historia y de paso da rienda suelta al desvarío onírico. Saltan las imágenes a borbotones, como en regadera, lo surreal se toma la escena, baña y desborda el imaginario que puebla a este ser asediado en su soledad, es la multiplicación de su “Yo” escindido el que fragua esa multitud que lo arropa, le cobija y finalmente, brinda albergue. Allí percibo el neologismo, la palabra que subsume su dualidad: Multitud y Soledad, tan antagónicas como inseparables.

El recurso escénico y la ductilidad de los actores y músicos, logra capear el temporal, mantiene el ritmo de la puesta, sin sobresaltos entre lo real maravilloso y las imágenes de tono surrealista, como la lluvia con fino polvo sobre los personajes. Los títeres de varilla y tijera, a veces manipulados por varios actores, los tonos y musicalidad de la partitura le imprimen el tinte de entresueño que amerita, la escalera-árbol desde donde otea la niña la asombrosa “película” que discurre en el imaginario del abuelo, los parasoles de telas urdidas semejan un balneario, la cama versátil que transmuta en barco, la travesía marina con el simple artilugio de la tela agitada en oleaje, el velocípedo, el uso de máscaras –neutras unas, con rasgos de vejez otras–, transportan al público a un alucinado baile. Total: el dispositivo escénico manejado al dedillo. Existe un parentesco entre esta pieza de calle y el Ricardo III, su anterior montaje, el manejo del guiñol, del muñeco fabricado con cañas de aluminio, el uso de sillas de ruedas para aliviar la movilidad reducida, el desdoblamiento del actor, la multiplicidad de roles de actores y músicos, los afinados ejes de un mecanismo potente en su simbología, la polisemia de imágenes y la nuda presencia de pirotecnia, llevan a pensar que esta agrupación se las trae, que no son chispazos (ni chiripazos), sino un alumbramiento cierto de teatro El Paso.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]

Categorías
2016 Prensa y documentación

Teatro El Paso propone su RICARDO III

[vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»Teatro El Paso propone su RICARDO III» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»Por Ramiro Tejada » font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20italic%3A400%3Aitalic»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

“El parto es un acto violento”, sostiene Jean Genet, dramaturgo francés. El Ricardo III, de William Shakespeare, transpira violencia en cada acto: a un crimen le sucede otro crimen, y así hasta at infinitum. En la obra que nos propone Teatro El Paso, de Pereira, ni la sangre ni el poder sacian la sed de Ricardo de Gloucester. Es, sin embargo, una obra sobria, limpia que sin derramar una gota de sangre muestra la violencia en toda su crudeza.

Existen mil y una maneras de montar un Shakespeare, incluidas las manieristas. De todas ellas en esta puesta en escena se ha optado por la parodia. César Castaño, dramaturgo y actor se mofa de Ricardo y de sus circunstancias. Un parto por cesárea del contrahecho villano, para concebir la caricatura que él mismo interpreta. Y como quiera que los hilos de la trama los maneja a la perfección, los personajes de la historia le vienen como anillo al dedo, le sirven a la puesta, literalmente, como marionetas.

Si un dramaturgo italiano de mediados del siglo XX, Carmelo Benne, pregonaba despojar al personaje de “sus ansias de poder”, quizá para hacerlo más humano, el Ricardo al que asistimos, sin renunciar del todo al deseo irrefrenable por alcanzar el poder (que no la gloria), sí se regodea, hasta el paroxismo, en su megalomanía galopante, en su exceso de confianza en sí mismo. Como en un manual de superación personal, de sobrevaloración de la autoestima, de autoafirmación del ego, traza, irresistible, su sino maldito.

 

“Yo, que no he nacido atractivo –se dice–. Yo, que soy un ser deforme, que no sé del amor, he decidido ser villano”. Así, con esta petición de principio conduce sus acciones, se toma todas las licencias que la villanía le permite, es un fuera de la ley. Tal vez la única ley que le gobierna es la ley del deseo. Deseo a lady Ana y puesto que la deseo (“pero no por mucho tiempo”) decido su viudez del príncipe Enrique, a quien asesina. He ahí una oda a la seducción, en que la actriz (Juana Gutiérrez) se vale de un aria operática, para cantar sus lamentaciones, con el acompañamiento de un solo de guitarra, cual una saeta, el canto andaluz de semana santa.

La partitura musical al servicio del histrionismo actoral, que permite desdoblamiento y distanciamiento de la acción (dramática). –Ya estoy a cien palabras de contener el llanto que me produce la risa de este Ricardo III, en toda su irreverencia y desparpajo–. El coro de voces acompasadas con el sonido del acordeón hacen de la escena una mojiganga, cual cómicos de la legua o de la literatura de cordel que llevaban noticias de otras épocas.

Síntesis bien lograda, recursos narrativos de gran factura. Concebir la manipulación del poder como un acto de magia (mafia), disponer de muñecos de diferentes formatos (títeres de guiñol, gatillo o tijera, máscaras, manipulación a la vista con técnica japonés del Bunraku), que aporta versatilidad al obviar la multiplicidad de personajes o la escena de “lectura dramática” que resuelve la secuencia de crímenes de víctimas propiciatorias de este asesino en serie, asunto que toma varias escenas en el texto original.

La vix comic del actor/personaje/titiritero, que hace de esta tragedia una farsa-denuncia de los usurpadores del poder, ese engendro de la ambición desmedida de todas las épocas –desde la isabelina hasta nuestros días–, que en esta puesta en escena, con todo su sarcasmo, revisa y pone al día la tragedia original: ¿Traición a la tradición de esa gesta de traidores? ¿Concesión al espectador del aquí y el ahora? Es el riesgo que se corre entratándose de versiones libres. Lo único que sale maltrecho de esta obra corrosiva en su humor profano es el poder. El teatro reivindicado, el espectador, ídem, reconfortado con el goce estético.

 

* Crítico invitado, periódico El Gesto Noble, Antioquia.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]

Categorías
2016 Prensa y documentación

Ricardo III, el poder de la juglería

[vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»Ricardo III, el poder de la juglería» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»Por Wilson Escobar Ramírez » font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20italic%3A400%3Aitalic»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

A la dramaturgia regional se le reclama con frecuencia una renovación, sino bien en sus formas, sí al menos una manera distinta de enfrentarse a los temas clásicos que la constriñen, pasados muchas veces por sus referentes bucólicos y localistas, o por las necesarias visitas y revisitaciones a los clásicos universales.

Cuántas veces Shakespeare, cuánta palabrería subida a la escena sin que apenas los textos isabelinos se logren alzar en las tablas para decir un gesto teatral, que ofrezca un nuevo sentido o actualice la historia a los tiempos que corren.

Shakespeare se ha vuelto, en tal sentido, la tarea obligada de los grupos que inician su andadura y la asignatura pendiente para los que habiendo caminado, han de hacer un alto en el camino para pedir consejos a un Shakespeare que cada vez se hace más necesario en la polisémica escena de este siglo que desandamos.

Teatro El Paso de Pereira hace el ejercicio de enfrentarse a esa tarea, pero no por obligación ni porque tuviera pendiente la asignatura. De hecho el grupo ha transitado por una etapa shakesperiana que bien pudiera arrojar frutos con su propia mirada a Ricardo III, que se viene posicionando bien en la escena nacional.

Conocí este Ricardo en uno de esos fríos galpones de Corferias de Bogotá, donde hacía fila de Show Cases en la amplia, diversa y grandilocuente programación del Festival Iberoamericano. Pese al frío galpón, a la penosa hora (12:30 del medio día), el montaje dijo su propia verdad sobre ese Shakespeare que es moda siempre, que es referente en los festivales clásicos tanto como en los contemporáneos, que divierte con inteligencia tanto como cansa con estupor cuando no se logra el punto de la receta; que trasciende cuando los creadores logran increpar lo sincrético que tienen sus textos, y que se torna banal y empalagoso cuando se transpone sin rigor los materiales de que está hecho.

Y gustó este Ricardo III, al punto de corroborar que lo bueno de los festivales radica no sólo en su programación sino en aquellas obras que están allí haciendo fila inmerecidamente y que se dejan ver sin prevención y sin el rigor del ojo festivalero. El montaje finalmente fue invitado para hacer parte de la programación oficial del 34 Festival Internacional de Teatro de Manizales, donde pudo mostrar toda su piel en el siempre agradecido escenario de El Galpón de Bellas Artes.

¿De qué está hecha la piel de este Ricardo III? Yo diría que de una exquisita proporción de elementos propios de la juglería clásica y de esas formas tan propias de las poéticas de hoy, mezcla de irreverencia, desdramatización, intertextualidad, y un desnudamiento del espacio que deja ver en toda su expresión el ensanchamiento del actor y, a veces, su apocamiento en las tablas.

En este Ricardo III se ve el atrevimiento honesto de un grupo de actores que tanto han transitado la calle como los escenarios en busca de sus personajes. Y se les nota esa búsqueda, ese juego actoral en los distintos ritmos que propone el montaje, tanto desde la actuación, como de la manipulación de muñecos y la ejecución musical. No sólo dominan las técnicas, sino los recursos mismos de la ficción que se adhieren a ellas. La obra divierte por la diversidad de recursos narrativos, intercala la poética del actor con la de la marioneta o de la música en vivo y el espectador se acopla sin hacer mucho esfuerzo a esas variables poéticas.

Teatro El Paso hace una indagación dramatúrgica a la pieza original y asume una línea más intimista de Ricardo, lo expone con todos sus pliegues existenciales, urdidor de tramas y vejámenes; allí no dice nada nuevo César Castaño, director y dramaturgo, pero en esa sobreexposición a la que se somete a diario la obra de Shakespeare esta no será una condición sine qua non para revisitar con dignidad escénica al clásico.

La riqueza de esta propuesta está cimentada en los recursos que proporciona el lenguaje del juglar, mezcla de farsa, drama, comedia, y es allí donde César Castaño, dice, contextualiza y trae a colación este Ricardo, tan cercano a una realidad como la nuestra, la de un país condenado a resolver sus conflictos a través de la violencia. Teatro El Paso expone con limpieza descarnada y patética esta metáfora que se esconde a lo hondo de Ricardo III.

* Crítico de teatro. Docente Universidad de Manizales. Director del periódico Textos, Festival Internacional de Teatro de Manizales.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]

Categorías
2016 Espectaculos

Solietad

[vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»SOLIETAD» font_container=»tag:h1|text_align:center|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_gallery interval=»3″ images=»840,841,846,847,848,844,845,842,843″ img_size=»800×400″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][button size=»large» type=»normal» target=»_blank» text=»Portafolio Solietad descagable» link=»http://www.teatroelpaso.com/wp-content/uploads/2016/10/portafolio-portafolio-Solietad_web.pdf» border_color=»#be3228″ color=»#ffffff» background_color=»#be3228″][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»Sinopsis» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Solietad, como estado de existencia ingrávido, como resguardo de lo etéreo, lugar de ausencia que nos refiere el vacío de la vida, el abandono, los sueños que pierden las alas y los recuerdos que mueren con el tiempo. Ella, Alejandra, la pequeña niña, bien lo sabe, bien lo siente, mientras la rabia revienta sus poros por la angustia que le produce la distancia con su soñador abuelo, quien desvencijado de su realidad es llevado a un asilo por mano de la madre de Alejandra.

Ahora ambos, niña y anciano, inventan una metáfora para resistir la distancia decidiendo andar juntos por el camino de la imaginación, ambos juegan a convertir su soledad en una costumbre que se derrumba con la fantasía, los recuerdos y los sueños.

Alejandra sube al árbol, se desliza por los techos, por los árboles y desde allí ve el lugar donde se encuentra su abuelo, imagina cómo sacarlo de allí, como robárselo al tiempo y tenerlo para sí. Ella recuerda y habita la memoria de él, se entrega al relato y se abandona al sueño.

Al final, nos damos cuenta que la soledad es una espada que no se siente, con un filo tan agudo que corta el silencio y te entrega al bordo del río. Pero los sueños nos permite caer sin haberlo pensado, caer hacia arriba, desclavar el cielo y guardarlo en una maleta. Perder la costumbre, los pasos fijos y soltarse al vacío.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»3/4″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=7C2WrDRsL4A» el_width=»70″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»FICHA ARTÍSTICA» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/4″][vc_column_text]Dramaturgia, dirección y  producción: César Castaño Actuación: Ángelica Correa Alberto Gutíerrez Juan Carlos García Nathaly Hernández Diseño de Vestuario: Natalia Toro Ángel Diseño Escenográfico y de Iluminación: Colectivo Teatro El Paso [/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][vc_column_text]Interpretación Musical: Carlos Ariel Díaz Jaramillo Robinson Sierra Wiliam Fernando Ortiz Dirección Musical: Wiliam Fernando Ortiz Registro Fotográfico: Lola Gómez Mauricio Cardona Equipo Técnico: César Castaño Juan Carlos García Robinson Sierra[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]

Carrera 11 # 42 – 83 Barrio Maraya

Teléfono: 3044548375 

Pereira, Colombia

Categorías
2016 Espectaculos

Ricardo III

[vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»RICARDO III» font_container=»tag:h2|text_align:center|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_gallery interval=»3″ images=»859,860,861,862,863,864,865″ img_size=»800×400″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][button size=»large» type=»normal» target=»_blank» text=»Portafolio Ricardo III descagable» link=»http://www.teatroelpaso.com/wp-content/uploads/2016/10/portafolio-Ricardo-III_web.pdf» border_color=»#be3228″ color=»#ffffff» background_color=»#be3228″][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»Sinopsis» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Esta historia acontece en un lugar que es a la vez todos los lugares, en un reino quizá muy parecido a este país que habitamos. 

Tras la caída del poder de la familia Lancaster, la casa de York asume el trono y ante esta situación  el hermano del nuevo rey, Ricardo de York, urde una trama de conspiraciones, engaños y traiciones para usurparle el poder a los legítimos herederos de la corona. Los personajes de este reino se encuentran en la mente enfermiza y maquiavélica de Ricardo, a la manera de títeres cuyo destino él maneja a su antojo. En este universo de pesadilla, inventado por él a partir de sus más oscuros sentimientos, su alma atraviesa por un infierno de logros y desdichas. Para sus propósitos, Ricardo encuentra un aliado aún más cruel que él, un secretario de estado que haciendo todo el trabajo sucio le traza el camino que lo conduce al trono, al costo de la muerte de sus propios familiares. Así, el poder no es más que un rastro de sangre. Hay aquí una imagen paralela a una realidad posible, de un hombre que en la noche es asesino, acumulador de fosas, y al día siguiente es elegido como gobernante.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=nAivx1oeDU4″][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»FICHA ARTÍSTICA» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/4″][vc_column_text]Dramaturgia y dirección: César Castaño Actuación y manipulación de muñecos:  Daniel Vergara  Jorge Mario López Moreno Johanna Andrea Gutiérrez Valencia César Castaño Interpretación musical: Carlos Ariel Díaz Jaramillo [/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][vc_column_text]Composición musical:  Robinson Sierra Martínez y César Castaño  Vestuario:  Johanna Andrea Gutiérrez Producción:  César Castaño Luz Stella Gil Giraldo Asistencia técnica:  James Alzate[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]

Carrera 11 # 42 – 83 Barrio Maraya

Teléfono: 3044548375 

Pereira, Colombia

Categorías
2016 Espectaculos

Boss Cara de Toro

[vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»BOSS CARA DE TORO» font_container=»tag:h1|text_align:center|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_gallery interval=»3″ images=»795,799,797,796″ img_size=»800×400″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/3″][/vc_column][vc_column width=»1/3″][button size=»large» type=»normal» target=»_blank» text=»Portafolio Boss Cara de Toro descargable» link=»http://www.teatroelpaso.com/wp-content/uploads/2016/10/boss-cara-de-toro_web-portafolio.pdf» color=»#ffffff» border_color=»#be3228″ background_color=»#be3228″][/vc_column][vc_column width=»1/3″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»SINOPSIS» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

La obra narra la historia de un boxeador con la ilusión del sueño latinoamericano en La Gran Manzana, el juego de un triunfo mediáticamente vendido a los países tercermundistas, la figura arquetípica de una fuerza latinoamericana que no ha servido para nada, un retrato del latino contemporáneo que involuntariamente se convierte en el coloso de una esperanza que cayó en la marginalidad y el olvido a causa del consumo.

Boss es un personaje destrozado, aniquilado por los golpes de la vida que es la contienda más difícil de todas, un muñeco roto por las leyes de la oferta y la demanda, incapaz de decir “Te quiero”, de poseer sentimientos colectivos, un personaje que se lanza al vacío de la desesperanza luego de haber sido campeón del mundo en los pesos medianos del boxeo. Su historia de vida es el desencanto humano, de un tiempo ridículamente despojado de humanidad, de una tragedia personal como parodia y farsa de la vida.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=boBk088pLIo&feature=youtu.be»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_custom_heading text=»FICHA ARTÍSTICA» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23be3228″ google_fonts=»font_family:Roboto%20Condensed%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C700%2C700italic|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal»][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type=»row» text_align=»left» css_animation=»»][vc_column width=»1/4″][/vc_column][vc_column width=»1/4″][vc_column_text]Dramaturgia, dirección y  producción: César Castaño Actuación: César Castaño Nathaly Hernández Diseño de Vestuario: Natalia Toro Ángel Registro Fotográfico: Lola Gómez [/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][vc_column_text]Interpretación Musical: Carlos Ariel Díaz Jaramillo Robinson Sierra Wiliam Fernando Ortiz Dirección Musical: Wiliam Fernando Ortiz Diseño Escenográfico y de Iluminación: Colectivo Teatro El Paso[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/4″][/vc_column][/vc_row]

Carrera 11 # 42 – 83 Barrio Maraya

Teléfono: 3044548375 

Pereira, Colombia